Jacques Lacan Jacques Lacan

Lacan y el arte

  • Publicado en Blog
  • Visto 1812 veces

El arte no satisface, genera agujeros, requiere de sedimentos
¿De qué modo, textos escritos por Sigmund Freud o referencias utilizadas por Jacques Lacan, iniciaron el camino de una nueva lectura crítica sobre una obra de arte?


Del psicoanalista, el artista aprenderá en primer lugar, la práctica de los rodeos, el gusto por lo sinuoso, las repeticiones o los atajos engañosos. En el orden de las representaciones, pocas veces la línea recta es el mejor camino entre un punto y otro. Una obra de arte es un enigma, similar al que la Esfinge confronta a Edipo y que para él constituye el primer paso en la búsqueda progresiva y mortificante de una verdad.
Asimismo, el Arte es la salida del Horror Fundante de cada uno.
François Regnault

(...) un psicoanalista sólo tiene derecho a sacar una ventaja de su posición, aunque ésta por tanto le sea reconocida como tal: la de recordar con Freud, que en su materia, el artista siempre le lleva la delantera, y que no tiene por qué hacer de psicólogo donde el artista le desbroza el camino. (1)

(...) Si el arte organiza la obra en torno al agujero, procediendo mediante la represión, podemos concebir que el psicoanálisis aplicado, según Freud, intenta hacer sobresalir un retorno de lo reprimido en la obra o en el artista: eso es lo que intentó con respecto a Leonardo da Vinci, del que es preciso estudiar sus mecanismos de sublimación para descubrir en el fondo, detrás de la sonrisa enigmática de la Gioconda, no sólo una clave sobre los recuerdos de infancia que relata, sino también algo de la homosexualidad masculina, en la perversión, del sadomasoquismo, de la oralidad, etc. En ese caso, todo lo que constituye un rasgo singular del artista puede devenir, a su vez, desarrollo teórico de un concepto analítico (...).
(...) "La última vez tomé el ejemplo esquemático del vaso para permitirles captar dónde se sitúa la Cosa en la relación que coloca al hombre en función de medio entre lo real y lo significante. Esta Cosa, cuyas formas creadas por el hombre son del registro de la sublimación, estará representada siempre por un vacío, precisamente en tanto que ella sólo puede ser representada por otra cosa. (...)
(...) "Todo arte se caracteriza por cierto modo de organización alrededor de ese vacío.

(...) No parece que haya en Lacan el propósito de percibir lo que el artista o la obra reprimen sino, más bien, que la obra y el artista interpretados hacen percibir lo que la teoría desconocía. (...)
Así, Los Embajadores de Holbein, con la anamorfosis del cráneo, enseñan qué son el falo y la mirada, La Antígona de Sófocles revela qué es el entre-dos-muertes; Hamlet, lo que concierne al falo; la trilogía de Claudel enseña lo que concierne al deseo, etc. Diría incluso que Los embajadores, Las Meninas, enseñan qué es un cuadro; Sófocles, Claudel, qué son lo trágico antiguo y lo trágico moderno. Ahora bien, la teoría de los conceptos fundamentales del psicoanálisis, especialmente de la pulsión, no puede prescindir de saber qué es un cuadro, la Ética del psicoanálisis no puede prescindir de lo trágico. El arte, pues, no se contenta con adornar, con ilustrar, realmente organiza.(...)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Web personal de Florencio Alonso Sevilla